Horas de jila en las cocinas calientes. Antaño había ruecas en las jilas y vellones de ovejas blancas y de ovejas negras, Dale que das al huso mientras reía o lloraba la vieja leyenda, después, de pasadas y repasadas las cuentas del rosario, Adivinanzas de amores y de penas. Las cuentas del rosario. Adivinanzas y leyendas. adivinanzas pícaras, leyendas de amores y de penas, las contaban las viejas mientras movían la rueca, después del novenario con dulces salves y devotas letanías. Triscaban las castañas en las latas de asar, con sarros y agujeros. Rebizcaban  los críos en los ladrillos colorados esperando el manjar de los erizos, Abajo, en la oscuridad de los establos, se oían los cencerros de las recillas, los campanos de las yuntas, de las vacas fecundas y de las vacas estieles. El viento golpeaba las troneras y se quejaba en las hoces. Horas de jila para los enamorados, para los niños, para el mendigo que llama a la puerta con la picaya ferrada. Adivinanzas y leyendas al amor de los tizones, entre el resplandor de la fogata. La vieja movía la rueca y contaba la conseja: “Érase una vez que se era una moza muy guapa y muy probe, muy probe. Tenía los ojos azules como el mantu de la Virgen”.       

  Más vueltas al huso. Más pasar y repasar de los vellones blancos, de las lanas negras, Más golpear del viento en la tronera desvencijada.

         Las mozas pulidas y frescas compadecían a la joven de los ojos azules. De buena gana la hubieran regalado sus arracadas de aljófar, sus sortijas de buhonero, sus pendientes de oro falso…   

      “-Colorin colorau, esti cuentu se a´cabau”…        

 La pobre moza se murió de pesadumbre…        

 “Érase que se era un señor muy señor, que tenía amores con una labradora. La moza labradora no tenía camisa que poner. También era guapa como la otra…”        

Todas las mozas de las leyendas blancas son hermosas, aunque no tengan camisa que poner.        

Todas tienen hermosos los ojos y bella el alma. La fantasía popular, el ingenio de estas buenas gentes, busca la belleza en todas las partes. En el espíritu, en las pupilas, en los bosques, en las riberas…        

“-El señor hizo burla de la moza. Era flor y la hizo ortiga un día de sol…”        

También murió la moza de la labranza. También de pesadumbre, cuando las manzanas brillantes tenían manchas de carmín.        

“-Colorin colorete. Por la chimenea arriba sal un cohete.”        

Así todos los inviernos. Así siempre, anda que te andarás…                                                                   

“Brañaflor” Manuel Llano

.

.

.

.

SOBRE EL PROGRAMA “LA JILA

Las jilas, filandones, seranos, filandeiros, veladas etc, eran unas reuniones -por lo general a la noche- a la que acudían a hilar las mujeres; aunque también acudían los hombres, viejos y mozos – estos últimos sobre todo los sábados- la mocedad aprovechaba estas veladas para pelar la pava a alguna moza, y allí, al amor de la lumbre, surgían los cantos, romances, leyendas, cuentos, refranes, adivinanzas, trabalenguas… y todo aquello que sirviese para hurtar hastío al invierno, incluidos los bailes, que la gente moza rápidamente empezaba.

       El programa radiofónico “La Jila” pretende recrear el ambiente de aquellas antañonas jilas, mediante los documentos gráficos y sonoros, y los recuerdos y conocimientos de nuestros invitados, con el objeto de difundir, interesar y recuperar, todos aquellos temas orales, musicales, escritos, etc, relacionados con la cultura tradicional y el folklore.

 

Tono Reguera Menéndez                Rodrigo Miguel Gómez Serna

Hemos visto que muchos visitantes de nuestra página, vienen buscando adivinanzas pícaras; dado que el adivinancero es una parte mas de la tradición oral, incluimos algunas aquí, junto con otras que hagan despertar la imaginación y la agudeza de quién las lea, para las soluciones no hay mas que poner el puntero del ratón a la derecha  de la solución y picando y arrastrando, esta aparece.

 

 

ADIVINANZAS PÍCARAS

 

Lo lleva el hombre por delante

Lo saca con mucho recelo

Tiene cabeza

Y en ella no hay pelo        

           Solución   El reloj

.              

En las manos de las damas

Unas veces estirado

Otras veces encogido

           Solución  El abanico

.                

Te extiendo y te abro,

No cabe duda

Que te hundo una cuarta

De carne cruda

           Solución  El Calcetín

.               

Señoras y señoritas,

Casadas y solteritas

Se las meten estiradas

Y las sacan arrugaditas

           Solución   Las Medias

 .                 

Larga y afilada cual estilete

Por la punta saca y mete

Y por detrás lleva el ojete

          Solución   La Aguja

.              

Grande y gorda la quisiera

Que entre las piernas no me cupiera

         Solución   La Yegua / La Moto

.               

Larga, como una cuarta,

Gordo como es menester

Tiene pelos en la punta

Y hace chiquillos con él

        Solución  El Pincel

.

Dos señoritas

Detrás de la puerta,

Están esperando

A que se lo metan

        Solución  Las Albarcas               

. 

Allá arriba en aquel alto

Hay un hombre sin camisa

Por delante y por detrás

Se le ve la longaniza

         Solución  El Badajo de la campana            

. 

Doña Petra va corriendo

Con las trenzas arrastrando

Y un viejito con viruela

por detrás la va alcanzando

           Solución  La aguja el hilo y el dedal          

. 

A la vuelta de la esquina

Me encontré con un viejito

Le bajé los pantalones

Y le comí lo mejorcito

          Solución  El Plátano               

. 

Estaba mi abuela meando

Vino mi abuelo

Y le metió el mango 

         Solución  La espita del barril            

. 

Cien damas en un corral

Y todas mean a la par

        Solución   Las Tejas del tejado               

. 

Tiesa la traigo

Metértela quiero

Ponte en facha

Y prepara el agujero

         Solución  La Llave               

. 

Una cosa quisicosa,

De ovalada construcción

Que todos los hombres tienen

Pero las mujeres no;

Incluso el señor obispo,

Como todos tiene dos 

        Solución  La letra O              

. 

Encima de ti estoy,

Encima de ti me tengo,

Cuando no te la meta

Poca alma tengo 

       Solución  El Zapato             

.

Vamos a la cama

A hacer lo que Dios manda

A juntar pelo con pelo

Y el chirimbolo en medio 

         Solución  Los ojos                     

.

 ¿Que parte del cuerpo aumenta nueve veces su tamaño y no es el pelo?

         Solución   Las pupilas

 .

Largo y gordo gusta a las mozas

que tape bien el agujero

y cuelguen las borlas

           Solución   Los pendientes

.

Entra duro, sale blando y goteando

           Solución   El bizcocho / el espagueti

.

Duro y redondo

y se mete hasta el fondo

           Solución  El anillo

.

Como moco de pavo

lo traigo siempre,

arrempújalo niña,

para que entre;

y despues de que ha entrado

lo  que ha podido,

a remolque lo sacan

sus dos amigos

          Solución   La aguja y el hilo

.

Por un gusto y un disgusto,

por un gusto de mujer,

por un agujero tan justo,

entra carne sin cocer

          Solución    El anillo

.

Tiene pelos por fuera,

es húmedo por dentro,

empieza por “C”

y termina por “O”

           Solución    El coco

.

¿Que tienen las mujeres en medio de las piernas?

           Solución   Al igual que los hombres, las rodillas

  

        OTRAS

 

Para bailar me pongo la capa,

Para bailar me la he de quitar

Yo  no puedo bailar con la capa,

Yo sin la capa no puedo bailar 

       Solución  La peonza              

. 

¿Qué cosa tiene el molino,

precisa y no necesaria,

no puede moler sin ella,

y no le sirve de nada?   

         Solución   El ruido            

. 

Es mas bueno que Dios

Es mas malo que el diablo

Los pobres lo tienen y los ricos no

        Solución   Nada             

. 

¿Qué cosa es, que cuando se nombra se rompe?

         Solución  El silencio                       

. 

¿Cuál es la cosa, que encima de todo se posa?

         Solución   La imaginación                       

¿Qué es algo y nada a la vez?  

         Solución   El pez                     

. 

Tengo cabeza, sin brazos

Y un solo píe;

Me dieron en la cabeza

Y al mismo Dios sujeté

         Solución  El clavo               

. 

Mi ser por un punto empieza

Y en un punto ha de acabar,

Y aunque adivines mi nombre

Solo dirás la mitad 

          Solución   Las medias              

. 

Soy redonda como el mundo,

Sin mí no puede haber Dios,

Papa y cardenales, sí

Pero Pontífices no

            Solución  La letra O

           

Anuncios
de La Jila